En la amplia geografía Bonaerense hay espejos que siempre, a lo largo de los años, se destacaron por su calidad. Muchos de ellos se encuentran en el partido de San Cayetano, una zona rica en ámbitos lagunares donde podemos lograr matungos impresionantes…

En esta oportunidad visitamos junto a “Pepo” y Lucas un espejo habilitado hace tres semanas: laguna La Colorada. Se encuentra a escasos km de estación Lumb, un pueblo que desapareció con el fin del ferrocarril y las inundaciones de 1980. Tras ser inaugurado en 1908 por un acaudalado empresario inglés, Edward Lumb (que obtuvo la concesión) le dio nombre a un lugar que con el tiempo tendría un centenar de habitantes. Allí se encuentra la Escuela 44, única institución que se mantenía viva. El resto del caserío se ha convertido en un pueblo fantasma, como tantas otras estaciones y pequeños pueblos del interior de la Provincia de Buenos Aires.

Accedemos a través de RP 86 (de Benito Juárez a Necochea) justo en el cruce principal que conduce a la localidad de Juan N. Fernández, y tras 15 km de camino vecinal llegamos a un tranqueron de alambre con un bidón blanco que sirve de referencia. A poco más de 160km de Tandil, tiene forma de cubeta irregular en sus 550 hectáreas, con muchos juncos y una buena profundidad. La Colorada es un ámbito agreste donde encontraran tranquilidad en su punto máximo. Se pesca exclusivamente embarcados, con un cupo limitado y únicamente con motores eléctricos.

Tal cual como nos prometió, 8,30 hs nos esperaba Marcelo Alejandro Steffen, el responsable del ámbito para poder ingresar. Bajamos nuestra embarcación y rápidamente empezamos los intentos. Es una laguna donde no es necesario navegar grandes trayectos, ya que podemos lograr grandes trofeos a escasos metros de la bajada. Como siempre llevamos un abanico importante de carnadas para ir testeando los gustos de estos matungos.

Hay que seleccionar los portes
Se llevó las palmas la mojarra de buen tamaño junto al filet de dientudo y los coloreados de carnadas con verde ó amarillo, pero en menor medida. No anduvo el magrú, ni la lisa, ni el propio filete de pejerrey que muchas veces es la carnada que se destaca. Entre los aparejos, nos dio resultado el clásico de la zona: líneas X15 (ver armado) y de dos boyas yo-yo 18 mm con una boya lastrada en el final con bajadas que iban de los 60 a los 90 cm. También pescamos a flote con tres boyas convencionales. Eso si hay que usar anzuelos generosos para seleccionar el pescado y siempre un copo a mano ya que nuestros equipos se prueban al máximo.

Fuimos recorriendo varios limpiones y poniéndole mucha garra a una jornada que se presentó muy nubosa, con chaparrones aislados y caída de granizo en dos ocasiones. Sin sol el pique era escaso, mejoraba cuando el febo asomaba. Mucha actividad de pejerrey chico que va de los 23 a 28 cm, más si los intentos son con carnadas chicas. Los bagres, al estar pescando en profundidad, también son invitados de lujo a la fiesta con portes que sorprenden: no bajan del kilo y medio a los 2 kilos. Con el calor aparecen los dientudos en tamaño XXXL, lo que hace que tengamos que trabajar mucho para meter los buenos pejes que tiene la laguna.

Hay que moverse constantemente, ya que después de 2 ó 3 piezas el pique desaparece. En nuestro caso pudimos pinchar uno que llegó al 1,010 kg y cuatro piezas que rondaron los 700 a 800 gr. En jornadas anteriores unos amigos pudieron hacer una cuota de 20 ejemplares que promediaron el kilo. Hay mucho junco ralo que nos hace perder grandes piezas, por lo que hay que estar atentos a frenar esas corridas en el pique y que un roce entre los juncos nos haga renegar un rato, hasta que pinchemos el siguiente y nos olvidemos.

Marcelo nos contaba que la mantendrá abierta sólo tres fines de semana más hasta el Domingo 22, para después dejarla descansar hasta la próxima temporada. Recomienda reservar previamente, llevar chalecos salvavidas y la pesca se realiza de 8,30 a 17,30 hs. El contacto es (02262) 406821. Hay lagunas que te pueden dar ejemplares para la foto, el matungo de tu vida, y una de ellas es La Colorada, donde el desafió es encontrarlos. Vaya y nos cuenta a la vuelta.