El domingo pasado, en el muelle del Club de Pesca Mar del Plata se dio la captura y devolución de un tiburón Pinta Roja, un pez que no es común pescarlo a tiro de caña y cerca de la costa, ya que comúnmente se encuentra a 50 metros de profundidad y suele salir en las redes de las embarcaciones artesanales o comerciales, persiguiendo a la merluza. Tiene la particularidad de ser el único tiburón del mar argentino que pone huevos a diferencia del resto de las hembras que retienen los embriones en el útero, su talla no supera los 70 cm.

En cuanto a la pesca, en la semana estuvo medio flojo, mejoro a mitad de semana. Se dieron pescadillolas, brótolas, corvinas, elefantes y una muy buena burriqueta de 1,300 kg, luego cambió, el jueves, el viento al sur y aflojó la pesca.

En otro orden, el Club de Pesca Mar del Plata lanzó esta semana para sus socios un “Ranking Virtual por Especies”, con el único propósito de mantener activos a sus miembros, entretenerlos e incentivarlos en estos tiempos difíciles sanitaria y mentalmente.

El objetivo es de carácter social (no está abierto al público no socio), recreativo, sin ánimo de lucro, costos, inscripciones ni premios, y consiste en que cada socio que capture una pieza envíe la imagen a un WhatsApp creado para tal fin con el propósito de ir “matando”, como en el envido del truco, al competidor que tiene una pieza de tamaño inferior. Una subcomisión del club se encargará día a día de ir contabilizando las piezas para ajustar los cómputos e informarlos de forma diaria, semanal y mensual.

Para que los cómputos sean válidos, el club estableció los siguientes pesos mínimos:

  • 1 kg para corvina, pez elefante, brótola, pescadilla, melgacho, chucho y bagre de mar
  • 800 g para pez palo y congrio
  • 500 g para burriqueta
  • 400 g para pejerrey

A medida que un socio supere el máximo de cada especie obtenido por otro pescador, automáticamente pasará a liderar el ranking de esa especie. Como es costumbre, la captura que no se consuma será devuelta en forma correcta y viva al agua. Para que el cómputo sea válido la foto del pez deberá ser tomada en la balanza de la institución por otro socio que oficie de testigo, y la captura haberse realizado dentro de las instalaciones del club.