En la edición del año ´80, ya se empezaron a arañar las 3000 cañas, y el concurso empezaba a adquirir una trascendencia muy importante.


Según contaba el recordado «Popi» Guido en las páginas de La Voz del Pueblo hace algunos años, ese torneo lo ganó Rubén Curia, quien metió una negra de poco más de veinte kilos y se llevó la 19° edición. «Encarné con almeja en un anzuelo y con lisa en el otro, pero como cuando salió la negra recibí tantos abrazos, en realidad no sé en cuál prendió. Peleó demasiado, aflojé la estrella y empecé a tirar para atrás; aflojaba y tiraba y me tuve que desplazar casi 700 metros por el canal hasta que Huici me ayudó a ‘bicherearla’ y aquí la tengo a mis pies y luego de presentarla no sé qué haré con ella, pues unos me piden que la embalsame y otros quieren comerla a la parrilla», contaba Curia, quien había estado casi las 24 horas con la Tacuara y el Escualo 6000 en la mano, salvo entre las 4.15 y las 6 de la mañana cuando fue a cambiarse de ropa al campamento pues se había caído en un pozo y su traje de pesca «nadaba» en agua. La zona elegida entre El Letrero y el Salto de Christian fue el escenario de esta historia y el pique se dio a las 8 de la mañana del 17 de febrero provocando una aglomeración inusitada y un sin fin de abrazos y vítores entre toda la barra que lo acompañaba.

Aquel torneo, se capturaron 6 corvinas negras y 33 blancas. El ganador se llevó una hermosa casilla rodante y detrás suyo se ubicaron Lucio Tumini con 3,650 kg; Juan Pérez, 3,620 kg; Miguel Berón 2,930 kg; Mario Alonso 2,745 kg y Luis Calanrrie con un pichón de 2,340 kg.

Por Jorge Virgilio

Pescador y Comunicador de Pesca Deportiva. Tandilense. Conductor de Planeta Pesca en Radio Mitre Tandil. Colaborador Weekend. Fana de Santamarina y Boca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.